El Movimiento Al Socialismo (MAS) es el único partido nacional que tiene amplia presencia en los nueve departamentos del país, los ocho restantes son regionales, resaltó ayer el vicepresidente Álvaro García Linera.
Dijo que el 21F (Demócratas) es un partido con base en Santa Cruz, donde está el 64% de su electorado; en el caso del partido de Carlos Mesa (alianza FRI-SOL.bo), tiene un electorado básicamente paceño, un 34%, y en Tarija del 19%, seguramente por el apoyo de la Gobernación.
Otros partidos regionales son el MTS, de Félix Patzi, con una presencia mayoritaria en La Paz, y el MNR en Santa Cruz y Tarija.
En resumen, según García Linera, hay un sistema multipartidario con una tienda política predominante: el MAS, y partidos regionales con débil militancia.
“El resto no solamente son selfi partidos pequeños, sino que son partidos de oportunidad o de ocasión, que se organizan en función de una actividad de un año y luego desaparecen; esa no es una buena señal para el sistema partidario; todo sistema partidario requiere partidos de izquierda, de derecha y de centro duraderos, con militancia y vida orgánica de largo aliento”.
Reafirmó que, a excepción del MAS, no existe otro partido político duradero y que sólo hay fuerzas partidarias de militancia o constitución ocasional.
“Nosotros también tenemos debilidades, y las vamos a saber superar en los siguientes meses; recomiendo que todos los partidos saquen (provecho), es la mejor radiografía de la militancia y de la vida partidaria en Bolivia de los últimos 50 años y hay que saber aprovechar”, señaló.
En ese marco, García Linera afirmó que se revisa minuciosamente el mapa de la votación para detectar las debilidades y en función a ello reforzar el trabajo político con cursos, charlas.
También descalificó los pedidos de renuncia y cuestionamientos al nivel de participación del MAS. “Cuando lleguen a 50 mil votos que me vengan a hablar, por debajo de 50 mil votos no existen, no son nada”, indicó.
Manifestó que aquellos que cuestionan deberían preocuparse en armar en estos cinco o seis meses de campaña, un partido, sumar militantes; y que mientras tanto no tienen autoridad moral ni política para decir nada.
Fuente: El Cambio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here