Sutisana, una oportunidad de superación para mujeres en El Alto

0
96

Sutisana es un emprendimiento que da una oportunidad a una decena de mujeres bolivianas para fabricar bolsos y carteras que llegan a Estados Unidos y Canadá, pero también ayudan a empoderarlas para luchar contra la violencia hacia la mujer, la trata y tráfico de personas y el comercio sexual.

Sutisana, una palabra que mezcla el idioma aimara y el castellano y que significa nombre sanado, capacita y empodera a mujeres de la ciudad de El Alto, colindante con La Paz, para que logren una independencia económica y encuentren una oportunidad de superación en la fabricación de carteras y bolsos de cuero que tienen calidad de exportación.

“Si hubiera más empresas brindando empleos dignos a mujeres vulnerables que no tienen acceso a oportunidades, entonces no habría tantas mujeres que están en el comercio sexual”, expresó a Efe la gerente general de Sutisana, María Brañez.

Esta empresa social apoya “filosófica y económicamente” a las acciones de la fundación religiosa Palabra Hecha Vida, con sede en Estados Unidos, que trabaja en Bolivia con mujeres vulnerables a entrar a las redes del comercio sexual, contó Brañez.

Esta fundación está presente en países como Argentina, Brasil, Colombia, Estados Unidos y Perú, entre otros.

Sutisana funciona desde 2014 y nació como “una idea del corazón” más que como un negocio, ya que esta fundación detectó la necesidad de brindar un espacio seguro donde las mujeres vulnerables, que son dependientes económicamente, no tienen estudios y sin oportunidades laborales, encuentren una estabilidad laboral y una familia en sus compañeras para seguir adelante y construir un futuro.

Brañez manifestó que esta empresa empezó empleando a seis mujeres y actualmente trabaja con once personas, que van desde los 27 años a los 62 y que se capacitan en costura, pero también participan en otros talleres para empoderarse y romper o prevenir la violencia en sus hogares.

“Estamos creciendo con cuidado, porque justamente nuestro objetivo es darles un trabajo digno y creemos que una parte de eso es tener un trabajo estable”, añadió Brañez.

Además cuentan con el apoyo escolar para sus hijos, con lo que así las madres que trabajan en esta empresa estén tranquilas de que sus niños están en un ambiente seguro.

Estas mujeres realizan carteras de cuero, bolsos de mano, aretes, collares y llaveros de cuero con materiales locales y también cuentan con diseños exclusivos en aguayo, un textil andino, que están a la venta en tiendas de artesanías en La Paz, pero al menos el 50 % de su producción se va a Estados Unidos y Canadá.

Además este año están emocionadas por lograr un nuevo contrato para exportar sus productos al Reino Unido.

Brañez comentó que lo más gratificante para esta empresa es ver crecer a cada una de las mujeres y ser parte del cambio de su futuro, a la vez que conocer el impacto que genera en sus familias.

Por su parte, el encargado de comunicación de la fundación religiosa, Gustavo Arraya, agregó que los cambios en la vida de estas mujeres han sido positivos, en especial porque en algunos casos ellas comenzaron sus negocios propios.

“Ellas tienen sueños, metas, pero han sido frustradas un tiempo, pero vamos impulsando esos sueños para que logren seguir adelante”, afirmó Arraya.

Para estas mujeres Sutisana es más que un trabajo o una oportunidad, es un comienzo para proyectar un mejor futuro y trazarse nuevas metas.

Fuente: Jornada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here