Luego de una década de vigencia de la nueva Constitución y 13 años de gestión, se cierra el ciclo de transición de la República al Estado Plurinacional y ahora el Gobierno proyecta a la nueva Bolivia con miras al 2025, afirmaron, por separado, la politóloga Helena Argirakis y el sociólogo Adolfo Mendoza.
La politóloga Helena Argirakis sostuvo que el informe-mensaje del presidente Evo Morales “en lugar de reflexionar sobre el Proceso de Cambio y cómo se logró devenir en gobierno y cuál fue el proceso del Estado Plurinacional, planteó la base sobre la cual estamos listos y preparados para ingresar a una nueva etapa del Estado”.
La profesional cruceña identificó tres aspectos esenciales para esa proyección: inversión, crecimiento y estabilidad. “Eso nos da la base sobre la cual vamos a lograr los objetivos hacia el futuro, hacia el 2025”, puntualizó.
El sociólogo y exsenador del MAS-IPSP Adolfo Mendoza señaló que el Jefe de Estado mostró “las características de un proceso de transición complicado, pero que era necesario y que se fundamenta con los cambios constitucionales”.
Para Mendoza, la transición que se realiza de la era republicana al nuevo Estado Plurinacional demandará unos años más, probablemente hasta el 2025, año en el que podrá ver toda la fortaleza de Bolivia.
Sostuvo que este cambio solamente es comparable al proceso de la Guerra de Independencia de Bolivia, cuando se cambió de la Colonia a la vida independiente, lo que no pasó en otros procesos internos de renovación.
Se acabó el lamento boliviano 
Argirakis señaló que el discurso de Morales dio muestra clara de que se cerró de forma definitiva el ciclo de la época republicana para dar paso a un nuevo país.
En efecto, Morales afirmó que “se acabó el lamento boliviano, se acabó el pueblo enfermo gracias a la estabilidad y el crecimiento económico”, y “Bolivia nunca más será saqueada, recuperó su dignidad y recuperó su soberanía”.
Si bien el cierre del ciclo neoliberal no fue mencionado directamente, dijo la politóloga, los mensajes de Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera fueron claros al proyectar a Bolivia hacia una nueva era en la que se tendrá desarrollo industrial, ciencia y tecnología, inteligencia artificial y neurociencia, aspectos que en otrora hubieran sido impensables para los bolivianos.
Mendoza hizo énfasis en que los datos y cifras que dio a conocer el Jefe de Estado muestran dos desafíos para las autoridades y la ciudadanía: uno, alcanzar los objetivos de la Agenda Patriótica 2025, y, dos, la proyección a una Bolivia más allá del bicentenario de la fundación.
Ambos aspectos fueron proyectados por Morales, dijo Mendoza, a partir de la exposición de las cifras ante el hemiciclo de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) y retransmitida por los medios de comunicación.
Un proceso imparable
El Proceso de Cambio mostró un crecimiento que luego de 13 años “prácticamente es imparable”, aseveró la analista Argirakis, aunque precisó que ese desarrollo del país podrá “mantenerse siempre y cuando no exista injerencia extranjera negativa que intente frenar las políticas implementadas por el actual Gobierno”.
“Bolivia tiene las bases suficientes, necesarias y sobre ellas se construye una nueva etapa”, fundamentó la politóloga.
“No se podrá cambiar los beneficios sociales”
Los logros obtenidos por el Proceso de Cambio y los beneficios que dio a los bolivianos no podrán ser cambiados si, hipotéticamente, existiera un nuevo gobierno, afirmó la politóloga Helena Argirakis.
“Difícilmente la sociedad va a renunciar a los logros históricos y que fueron tremendamente difíciles de conseguir, que costaron lucha, sangre, muerte y dolor. Difícil que la gente vaya a abdicar ante un gobierno neoliberal y entreguista”, opinó.
Indicó que si algún candidato pretende hacer a un lado los cambios sociales, éste corre el riesgo de enfrentar una convulsión social similar o mayor a la que ocurre en Argentina, ya que la sociedad boliviana no permitirá que sus derechos ganados vayan a ser depuestos.
Dijo que se debe tomar en cuenta que el entramado cultural del país es mucho más complejo y combativo que en Argentina.
Ésa es una de las razones por las cuales el Movimiento Al Socialismo Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos tiene asegurado el triunfo electoral, “aunque deberá enfrentar duras batallas en el Órgano Legislativo”, vaticinó Argirakis en declaraciones a Cambio.
Legisladores: La nacionalización fue la base
La nacionalización de los recursos naturales y la recuperación de las empresas estratégicas fueron la base para lograr la consolidación del Proceso de Cambio y proyectar a Bolivia hacia el futuro, afirmaron legisladores del Movimiento Al Socialismo Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) después de escuchar el informe-mensaje del presidente Evo Morales.
“Todo comenzó con la nacionalización, con la recuperación de nuestras empresas. A partir de ahí es que se pudo reducir la pobreza y posibilitar que los jóvenes tengan esperanza”, afirmó  Henry Cabrera, diputado de Santa Cruz por el MAS-IPSP.
La primera vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Susana Rivero (MAS-IPSP), dijo que “el Estado Plurinacional implica, a diferencia de lo que era la República, que todos somos diferentes pero con los mismos derechos”.
Para el asambleísta departamental paceño del MAS-IPSP Gustavo Torrico, fueron “13 años de éxitos” porque “se mejoró un montón, se transformó el país política, social y económicamente”.
El 1 de mayo de 2006, el presidente Evo Morales firmó el Decreto Supremo 28701 de Nacionalización de Hidrocarburos “Héroes del Chaco”. A partir de ese hecho hubo una seguidilla de recuperaciones de las empresas estratégicas que ahora apuntalan económicamente la nueva Bolivia, que se proyecta a erradicar la pobreza extrema hasta el año de su bicentenario, complementó Torrico.
Los legisladores señalan que el siguiente paso será profundizar la industrialización.
Fuente: Víctor Hugo Chambi O. – Cambio / Edición Impresa ​

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here