El vicepresidente Álvaro García Linera afirmó este miércoles que Bolivia vive después de mucho tiempo una «época de oro» y que esta gestión será buena para la democracia, tomando ejn cuenta los procesos electorales que existirán.
«Este año para Bolivia será un buen año, un buen año en su economía, en su desarrollo tecnológico y científico, en la mejora de su salud, un buen año en la participación de la población para definir la gestión de Gobierno que habrá de asumir el próximo año, será un buen año para la democracia, es un buen año para la economía, es un buen año para el espíritu», afirmó ante el cuerpo diplomático acreditado en el país.
Sostuvo que «cada pueblo tiene el derecho de definir su propio destino. No nos entrometemos en la vida política de nadie», explicando que «ningún país es modelo de nadie ni tiene la autoridad para decirle a otro el camino que debe seguir» y que la humanidad vive un «desorden mundial».
«No hay un horizonte compartido, no hay una ruta única y eso vuelve al mundo un mundo más complejo, pero a la vez más rico porque desaparecen las lógicas religiosas de la acción política, durante más de 20 años se nos dijo que el destino de la hujmanidad era el libre mercado y la democracia de consensos, eso se ha quebrado», agregó desde la Casa Grande del Pueblo.
Por último, García Linera marcó tres líneas necesarias en el accionar de cada nación: «interdependencia, pero con igualdad; democracia, entendida como creciente participación de los excluidos en las decisiones; y soberanía de cada uno de los estados, con respeto».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here