Maduro aplica su nuevo plan para paliar crisis general

0
113

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, introdujo ayer nuevos «factores de corrección» al controvertido paquete económico que lanzó en agosto pasado, y que expertos, opositores y empresarios rechazan por considerarlo impertinente y combustible para la hiperinflación del país.

Entre los anuncios del mandatario, hechos en una plenaria de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un foro integrado sólo por chavistas y no reconocido por varios gobiernos del mundo, resaltan otro aumento del salario mínimo y la promesa de una sustancial recuperación del bombeo en la industria petrolera, clave en la economía del país caribeño.

Además, dijo que sacudirá el conglomerado de empresas estatales, casi todas en números rojos por causa de la corrupción y la indolencia, según reconoció el propio gobernante.

La medida más comentada es también la más repetida: con el de ayer, Maduro aumentó el salario mínimo 26 desde 2013, cuando se hizo de la Presidencia.

La decisión dejó el ingreso básico, que es la norma en la Administración Pública, en 18.000 bolívares o casi 21 dólares a la tasa de cambio oficial, que condenan a los cerca de cuatro millones de trabajadores que lo perciben a la pobreza extrema según Naciones Unidas, que fijó en 1,20 dólares diarios el umbral de la miseria.

Asimismo, indicó que su Gobierno mantendrá el pago del «diferencial» del salario en las empresas privadas que así lo soliciten, un plan que inició en agosto pasado y cuya duración estaba estimada para sólo tres meses.

Según Maduro, esta medida tiene la finalidad de «quitarles la excusa» a los empresarios de que el aumento es «causa de inflación».

En Venezuela, el salario mínimo se calcula en «medio petro», una unidad de cuenta que nació como moneda virtual con respaldo en un bloque de la Faja Petrolífera del Orinoco –donde se encuentran los mayores depósitos de crudo del planeta–, pero ahora se maneja como un certificado de ahorro.

El presidente venezolano, que inició el jueves un nuevo mandato cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, elevó el petro desde los 9.000 hasta los 36.000 bolívares, o 41,75 dólares de acuerdo al mercado oficial.

Fuente: Correo del Sur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here